La disminución de serotonina no induce a la depresión

Una revisión sistemática en paraguas realizada por la investigadora Joanna Moncrieff y Ruth E. Copper entre otros, revelan que no existen evidencias consistentes de que
la depresión este asociada o causada por bajos niveles de serotonina. los estudios
analizados no mostraron que existiera una relación ni evidencias sobre que la
reducción de la actividad de la serotonina en personas con depresión en comparación
con personas sin ella. Por lo que las investigadoras concluyen que la disminución
de serotonina no induce a la depresión.(Pincha aquí)

Las investigadoras no encontraron tampoco evidencias de que los métodos para reducir
la serotonina disponible usando al deplexión del triptófano no produjo cambios anímicos
consistentes en voluntarios. Los dos estudios más grandes y de mayor calidad del gen SERT, un estudio de asociación genética (n = 115.257) y un metanálisis colaborativo (n = 43.165), no revelaron evidencia de una asociación con la depresión o de una interacción entre el genotipo, el estrés y depresión. Las principales áreas de investigación sobre la serotonina no brindan evidencia consistente de que exista una asociación entre la serotonina y la depresión, y no respaldan la hipótesis de que la depresión es causada por una actividad o
concentraciones reducidas de serotonina. Cierta evidencia fue consistente con
la posibilidad de que el uso prolongado de antidepresivos reduzca
la concentración de serotonina.

¿Funcionan entonces los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina o ISRS?
Este hallazgo parece confirmar la teoría de Irving Kirsh sobre la «eficacia» de los
antidepresivos (Pincha aquí)

La explicación a este hallazgo no podía ser atribuible a un efecto diferencial
de la acción de los antidepresivos, sino a alguna característica compartida
por todas estas sustancias empleadas. Esta característica compartida
es que todos los fármacos mencionados anteriormente producen efectos secundarios
como Sequedad de boca, taquicardias…lo que sirve de confirmación para
el paciente de que está recibiendo un verdadero tratamiento (aunque no le cure)
y no un placebo, que les hace informar de mejorías en sus síntomas de depresión.
Esto significa que la mejoría en los síntomas de depresión se debe más
a las expectativas del paciente sobre la eficacia del fármaco,
avalada por los efectos secundarios que sufre, que a los efectos
terapéuticos del fármaco. poe ello, la disminución de la serotonina
no induce a la depresión.

 

0